Follow by Email

domingo, 14 de junio de 2015

EL DRENAJE LINFÁTICO MANUAL.

Pese a que por el año 1932 el sistema linfático era todavía una tierra incógnita y se evitaba su masaje o manipulación, pues se pensaba que esto solo podía acarrear problemas por la posibilidad de que se propagaran por vía linfática gérmenes patógenos y otros productos perjudiciales para la salud, el Dr. Vodder, tras observar que todos sus pacientes aquejados de resfriados crónicos presentaban los ganglios del cuello notablemente aumentados de tamaño, comenzó a aplicar un tratamiento de masaje, ideado por él, sobre los ganglios hinchados, el cual dio excelentes resultados.

Dicho tratamiento se basaba en la suposición de que las congestiones observadas en los ganglios linfáticos eran la causa fundamental de gran parte de las dolencias de quien los presentaba, ya que estos no podían cumplir de forma satisfactoria sus funciones de depuración de una linfa cargada de impurezas y agentes nocivos. Y si esto era así, entonces era posible, mediante la aplicación de un adecuado sistema de masaje, favorecer la movilización (flujo) de la linfa, venciendo los estados de estancamiento de la misma.

La programación y desarrollo de este método de tratamiento (drenaje linfático manual) alcanzo a una gran cantidad de profesionales europeos, no solo de la medicina (médicos, masajistas, etc.), sino también de otros campos (esteticistas).

UNA TECNICA LABORIOSA.

Los vasos y capilares linfáticos son mucho más finos y delicados que los sanguíneos, lo que supone que la forma de activar la circulación, mediante el drenaje linfático manual (DLM), requeriría de un tipo de manipulaciones mucho mas suaves y de otras características que las utilizadas en el masaje normal.

El objetivo final de DLM es activar la circulación de la linfa (cuando existe un impedimento) para que esta no se estanque ni se sature de sustancias de desecho, o de gérmenes nocivos. Las manipulaciones específicas de DLM van dirigidas a favorecer el paso de la linfa hacia los ganglios linfáticos regionales superficiales. De estos a grupos ganglionares mas importantes, hasta que finalmente se alcance el llamado Terminus, es decir, la terminal donde van a parar todos los grandes vasos linfáticos del organismo (conducto torácico, tronco yugular, subclavio, bronquial, etc.) Antes de desembocar directamente en el sistema venoso, (confluencia de las venas yugular interna y subclavia izquierdas, en el lado izquierdo, y vena braquiocefálica derecha) a nivel de las fosas claviculares (entre cuello y tórax).

Mediante la aplicación del DLM se ejerce una acción propulsante (drenaje) de la linfa. Así mismo quedaba bien latente que el masaje clásico no ejerce efecto alguno de drenaje linfático. Se llega a comprobar que la leve presión ejercida por el DLM no debe ser superior a 3 mm de mercurio para que este fuera efectivo. Los trabajos científicos del profesor Kuhnke de Bonn (Alemania Federal) mostraron que tal presión no solo era correcta, sino también la necesaria para combatir la presencia de edemas, (hinchazón-inflamación de liquido seroalbuminoso en los espacios intercelulares de los tejidos orgánicos). Tampoco hay que olvidar las investigaciones de Carley-Smith (Australia), demostrando que las manipulaciones del masaje normal ejercían una presión demasiado fuerte para que se pudiera efectuar una acción de drenaje y desagüe en los vasos linfáticos (estasis linfático).

¿QUE PUEDE TRATARSE CON EL DLM?

En la mayoría de los casos es posible tratar cualquier hinchazón o edema, aunque hay que tener en cuenta que hay acumulo de líquido debidos a causas que nada tienen que ver con el funcionamiento de los vasos linfáticos. Se trata de aquellos edemas o hinchazones debidos a un insuficiencia cardiaca o a enfermedades renales en las que se produce una gran perdida de albúmina por la orina (edemas linfodinamicos). La masa de líquido estancada suele acumularse en las partes declives del cuerpo, como son las piernas y el bajo vientre.

Todos hemos visto y experimentado en nuestro propio cuerpo un estado infeccioso agudo, y como se produce una inflamación de la parte del cuerpo afectada y de los ganglios linfáticos vecinos. Tampoco conviene tratar con el DLM este tipo de hinchazones ya que corremos el peligro de favorecer con ello la difusión y movilización de los gérmenes o toxinas producidas en el foco infeccioso.

La situación no es la misma en las infecciones crónicas. La infección, aun que permanece en estos casos, ha perdido virulencia. Si favorecemos el drenaje de la linfa, por los ganglios linfáticos afectados (endurecidos), la respuesta del organismo va a resultar especialmente positiva. Como hemos dicho, fue precisamente masajeando suavemente y de forma intuitiva los ganglios endurecidos del cuello en personas aquejadas de infecciones crónicas de las vías respiratorias superiores (sinusitis, amigdalitis, bronquitis, faringitis, etc.), como descubrió y sentó las bases de este interesante método terapéutico el Dr. Emil Vodder de Dinamarca.

ACUMULO DE LÍQUIDO.

Los trastornos que se ocasionan con ello son mucho mas serios que los puramente, diríamos, estéticos (deformación de la silueta corporal). El acumulo de liquido en los tejidos (empantanamiento tisular) dificulta los mecanismos de intercambio en la sangre, y las células de los tejidos, lo que determina que en estos casos las células estén mal nutridas, sufran y mueran más pronto, con lo que los tejidos afectados pierden vitalidad de una forma notoria. Este hecho que es tan evidente y apreciable en los grandes edemas, ocurre también en muchos estados patológicos, aunque el edema no sea tan apreciable; de ahí la gran utilidad que podemos obtener de la practica del DLM en multitud de padecimientos.

UN AMPLIO CAMPO DE ACCIÓN.

Además de para todos los estados patológicos que cursan con un acumulo de liquido en los tejidos (hecho que determina el origen, mantenimiento o empeoramiento de la enfermedad), el DLM también es útil en los estados de tensión nerviosa o estrés, por su efecto relajante y sedante del sistema nervioso.

Acción analgésica.

El DLM no solo actúa tranquilizando y relajando sino que también ejerce un cierto efecto sedante del dolor. Ocurre así por que con el DLM practicado en la vecindad de la zona dolorosa se estimulan continuamente los receptores del tacto situados en la piel. Entre las vías nerviosas que conducen hacia el cerebro las informaciones de dolor y las que transmiten las informaciones de tacto existen ciertas conexiones (neuronas intercalares inhibidas), que son las responsables de esta acción sedante del dolor (analgésica) que resulta de la practica del DLM. Por supuesto que se trata de una acción analgésica limitada, pero lo suficientemente importante como para poder apreciar su efecto beneficioso en el tratamiento de hematomas y grandes edemas mediante el DLM. ¿No resulta acaso un hecho casi instintivo el acariciar o presionar aquella parte del cuerpo en la que sentimos dolor? Su explicación fisiología resulta hoy en día completamente fundamentada y demostrable.

SOBRE EL SISTEMA NERVIOSO VEGETATIVO.

El sistema nervioso vegetativo es el que se encarga de regular el medio interno de nuestro organismo, y las funciones vegetativas (digestión, respiración, metabolismo, etc.) consta de dos sistemas opuestos, el S.N. Simpático, que nos permite estar activos, atentos y reaccionar convenientemente frente a los estímulos externos, y el S.N.Parasimpático, que nos permite relajarnos, descansar y recuperar fuerzas. Las condiciones ambientales y la forma de vida que nuestra civilización impone a mucha gente, provoca que existan en la mayor parte de la población un predominio del sistema simpático. 

Este desequilibro que influye desfavorablemente sobre nuestra salud puede combatirse si actuamos convenientemente sobre el parasimpático. Esto se puede conseguir precisamente con la práctica del DLM. La relajación y tranquilizasión que se ejerce solo es posible si las manipulaciones del DLM se practican con un ritmo lento y monótono por desencadenamiento de reflejos de apoyo. Este efecto relajante y de recuperación ejercido por la activación del parasimpático no es posible que lo consiga una sola persona a fuerza de voluntad, ya que sus centros nerviosos no están supeditados a la esfera consiente del sistema nervioso central. Un DLM bien efectuado resulta pues de un valor inestimable.

Acción antiedematizante.

Otra de las grandes virtudes del DLM, tanto desde el punto de vista medico como esteticista, son los buenos resultados que se obtienen en el tratamiento de los tejidos orgánicos empantanados(edemas). Esto se consigue debido a que por una parte, se estimula el flujo de la linfa a través de los vasos linfáticos y, por otra, se favorece y aumenta la reabsorción en la parte venosa de los capilares sanguíneos tratados.

Acción sobre el sistema inmunitario del organismo.

La acción beneficiosa del DLM sobre los sistemas defensivos del organismo, si bien hasta nuestros días no ha podido ser científicamente demostrada si que podemos aceptarla como un hecho cierto por la larga experiencia practica que se tiene sobre este tema. En todo organismo sano existe un cierto equilibrio (homeostasis) entre la tolerancia y la respuesta inmunitaria. Si este equilibrio se desplaza (desequilibra) en el sentido de una mayor respuesta inmunitaria se pueden ocasionar alergias o las llamadasreacciones autoinmunitarias. Si, en cambio, se desequilibra en el sentido de una mayor tolerancia, se puede llegar entonces a una cierta energía (falta de respuesta inmunitaria) o desarrollarse tumores malignos en el organismo (enfermedades sistémicas malignas). El que los órganos linfáticos del organismo (ganglios, bazo, amígdalas, apéndices, etc.), se hallen y funcionen intactos en una gran garantía de protección frente a desequilibrios en el sistema inmunitario (defensivo). Largos años de experiencia nos han mostrado que el DLM coloca el sistema defensivo del organismo en buenas condiciones de reacción.

Acción sobre las fibras musculares.

· Estriadas (musculatura esquelética): el DLM es un buen factor para la normalización del tono muscular. Las celebres agujetas (acumulo de acido láctico en aquellos músculos que se han hecho trabajar demasiado como signo de déficit de aporte de oxigeno al que se han visto sometidos), así como ciertos estado de hipertonía muscular, pueden ser tratados con éxito mediante el DLM.

· Lisas (de las arteriolas): según el profesor Kuhnke es un hecho probado que el DLM ejerce una acción tonificante de la musculatura lisa de los esfínteres de las arteriolas. Ello acarrea un menor paso de sangre hacia los capilares sanguíneos resultando una menor filtración (efecto altamente beneficioso en el tratamiento de los edemas).

· El DLM estimula, por otra parte, la motilidad y capacidad de transporte de la linfa a través de los vasos linfáticos (flujo linfático). Este efecto no solo se consigue en los vasos linfáticos situados en las proximidades de las regiones corporales donde se efectúa el DLM, sino también sobre vías linfáticas situadas a una mayor distancia.

Acción sobre la motilidad intestinal.

Largos años de experiencia práctica con el DLM han puesto de manifiesto claramente que incluso las llamadas constipaciones (estreñimiento) de tipo espástico, es decir, por contracción espasmódica del tubo digestivo, pueden resolverse favorablemente, consiguiéndose una motilidad mas normalizada del intestino grueso. Los mismos buenos resultados se han obtenido en el caso contrario, es decir, en aquello estreñimientos debidos a una manifiesta pereza intestinal (tono muscular disminuido).

¿EN QUE CASOS ESTA INDICADO EL DLM?

Atendiendo a su amplio campo de acción ya podemos decir que el DLM podrá indicarse como procedimiento terapéutico ante un gran numero de padecimientos, sin olvidar por otra parte los excelentes resultados que con el se obtienen en el campo de la estética y la cosmetología. Dentro de los trastornos estéticos en los que el DLM es de utilidad, cabe destacar; el acné, los estados de estancamiento (como el acné rosácea, las telangiectasis, los edemas faciales, los hematomas, etc.), los trastornos cutáneos de tipo alérgico, eccemas crónicos, quemaduras, tratamiento de cicatrices para hacerlas mas estéticas, caída del cabello, celulitis, piernas cansadas o hinchadas… En cuanto al grupo de enfermedades susceptibles de ser tratadas con el DLM destacan:

· El edema de brazo tras la amputación de un cáncer de mama, así como el llamado edema primario y secundario de las piernas.

· Los edemas linfostaticos locales de origen traumático, como, por ejemplo, hematomas, distenciones, esguinces, roturas de fibra muscular, luxaciones, fracturas (durante y después de la colocación del yeso) distrofia de Sudeck y conmoción cerebral.

· Los edemas linfostaticos locales que aparecen tras intervenciones quirúrgicas, es el caso de: operaciones de tipo quirúrgico, en la cirugía estética, o bien en caso de cirugía maxilofacial y tras extracciones dentarias.

· En enfermedades de tipo reumático, como son, por ejemplo, la artrosis, y diversas artropatías, así como en enfermedades generalizadas del tejido conjuntivo y en el llamado reumatismo de las partes blandas (tendinosos, tendovaginitis, bursitis, periartritis, etc.).

· En edemas locales del sistema nervioso central y periférico: en la apoplejía, migrañas, dolores de cabeza, síndrome de Meniere, zumbidos en los oídos (acufenos), neuralgias de trigémino, parálisis facial, glaucoma, esclerosis múltiple, herpes zoster, niños con constitución linfática, y en la parálisis cerebral infantil.

· En edemas locales de la pared vascular: en la claudicación intermitente, ulcus cruris, síndrome postrombotico y ulcera varicosa de las piernas.

· En inflamaciones crónicas de las vías respiratorias: tal es el caso de las sinusitis crónicas, resfriados o rinitis alérgicas, amigdalitis alérgicas, amigdalitis crónicas, parodontosis, pleuritis y bronquitis asmática.

· Ante determinadas enfermedades del aparato digestivo como el estreñimiento crónico o las pancreatitis crónicas.

· Indicaciones demológicas: acné, acné rosácea, eccemas crónicos y de tipo alérgico.

· En trastornos de tipo neurovegetativo: son el caso del estrés y distonías neurovegetativas.

· Cuidados en las embarazadas: para evitar la aparición de estrías y la hinchazón de las piernas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario