Follow by Email

viernes, 31 de julio de 2015

El aceite de coco es verdaderamente asombroso

El coco normal no tiene mucho atractivo, pero si buscamos bajo su modesto exterior, encontramos una poderosa fuerza para la buena salud.


Aceite de coco.

Sin duda es una grasa saturada, pero los últimos descubrimientos científicos nos hacen ver que podríamos haber estado un poco confundidos. Las grasas saturadas son un nutriente vital, esencial para la vida. Incluso las membranas celulares necesitan este tipo de ácidos grasos para funcionar adecuadamente.

Además, investigaciones científicas recientes muestran que los triacilgliceroles de cadena media (MCT por sus siglas en inglés) que constituyen el aceite de coco podrían tener una amplia gama de beneficios para la salud. Echemos una ojeada a algunos de ellos.


Combatir la grasa con grasa
La forma en que nuestro organismo procesa los MCT del aceite de coco reduce la posibilidad de que estas grasas se depositen en los tejidos grasos existentes. Y aún hay más.

Se ha demostrado que el consumo de los MCT del aceite de coco acelera el metabolismo y echa a andar los termostatos de nuestro cuerpo en un proceso llamado termogénesis. Cuando generamos más calor, el organismo puede utilizar más energía, y este incremento de la termogénesis y el metabolismo se traduce en que nuestro organismo quema más combustible, o sea, grasa.

También se ha demostrado que el aceite de coco produce una sensación de mayor saciedad, de modo que consumirlo le ayudará a sentirse satisfecho más tiempo y, en general, se reducirá la ingestión de alimentos.

Proteger el corazón
Un famoso personaje es fanático del aceite de coco, tal vez reconozca el nombre, es el Dr. Mehmet Oz.

Nuestro cirujano cardiotorácico favorito, y anfitrión del programa The Dr. Oz Show,comenta que el aceite de coco es un alimento saludable para el corazón, y no podríamos estar más de acuerdo. También en publicaciones científicas recientes se respalda esta declaración.

Las propiedades cardioprotectoras del aceite de coco se derivan de la capacidad de los MCT para apoyar los perfiles de lípidos sanguíneos normales, es decir, que se ha demostrado que el aceite de coco favorece los niveles de triglicéridos saludables y el colesterol bueno, o sea, las lipoproteínas de alta densidad, o HDL.

El corazón es sólo el principio. El proceso de descomposición del aceite de coco en el hígado produce cetonas y ácidos grasos de cadena corta, de los cuales se sabe que favorecen la cognición.

Con suerte ya entendió por qué vale la pena romper el coco y analizarlo, así que la próxima vez que vea uno, recuerde

No hay comentarios:

Publicar un comentario