Follow by Email

sábado, 15 de agosto de 2015

Baños de vapor vaginales

Los baños de vapor vaginales pueden darse uno o dos días después de que una mujer ha tenido su período con el fin de desintoxicar y sanar cualquier desequilibrio en la vagina, el cuello uterino y el útero. El vapor en la vagina tiene muchos beneficios como:


Oxigenar la sangre y hace flexible los tejidos vaginales y uterinos.
Limpia las membranas del tejido vaginal y uterino ayudando con problemas de infertilidad, quistes ováricos, menstruaciones con extremo dolor, endometriosis, ciclos irregulares (muy largos o muy cortos).

Ayuda al cuerpo a deshacerse de las toxinas.
Asiste en el balance hormonal.
Regula en ciclo menstrual.
Sanación de problemas relacionados con lo riñones.
Quistes vaginales, infecciones de la vejiga e infecciones por hongos
Hemorroides
Fibromas uterinos
Cicatrización de parto, histerectomías y laparoscopias
Ayuda a calmar la ansiedad y el estrés


¿Cómo hacerlo?

Las hierbas se hierven hasta que empiezan a soltar vapor, el contenedor se coloca debajo la mujer de tal manera que el vapor alcance la vagina, es importante asegurarse que el calor no llegue al extremo de causar quemaduras, se sugiere hacerlo sentada en una postura y silla o banco que permita que el vapor suba, se recomienda mantener el cuerpo envuelto en una cobija pesada durante toda la vaporización y dejar actuar el vapor de 20 a 40 minutos. Terminada la vaporización vaginal se recomienda acostarse y permanecer bien tapada por lo que el momento ideal para hacerlo es por la noche. Las propiedades medicinales de las hierbas que entraron en la vagina a través del vapor seguirán actuando durante la noche, la sensación es de profunda sanación, descanso y apapacho. Cuando se hace entre un periodo menstrual y otro los cambios son perceptibles de inmediato en el siguiente ciclo.

Las hierbas tradicionales que se usan para la vaporización vaginal son la lavanda, el orégano, los pétalos de rosa, el romero, la caléndula, el tomillo, la manzanilla y la albahaca


Clic Aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario