Follow by Email

sábado, 23 de septiembre de 2017

*LOS SISMOS INTERNOS:*

La tanatología nos hace conscientes de que la vida es dinámica, es movimiento, nada queda totalmente estático, nada es igual por siempre, todo cambia, se transforma, evoluciona...
El movimiento telúrico de del 19 de septiembre nos hace recordar este movimiento constante que tiene la vida. En todo movimiento hay cambio, nada queda exactamente igual a antes del movimiento o la sacudida, en todo cambio hay pérdidas y hay ganancias. En los sismos muchas veces hay gran destrucción, pero a raíz de dicha destrucción surge la reconstrucción.
Las pérdidas por eventos naturales son múltiples, muy dolorosas, pero nos ofrecen las oportunidad de resurgir, reconstruirnos, de deshechar lo que no fue suficientemente sólido como para mantenerse de pie dentro de nosotros.
Las sacudidas nos permiten que salga el polvo, lo que no está siendo útil en nuestro interior, los terremotos internos nos mueven todo hasta el centro de nuestra esencia, y nos permite buscar dentro de los escombros lo que realmente ha quedado de pie, lo que verdaderamente tiene valor para nosotros, lo que no se derrumba, lo que nos sostiene en la vida. Los movimientos oscilatorios y trepidatorios nos invitan a reflexionar en todo aquello que está de más en nuestra vida y en lo que es cimiento sólido, y al final generalmente concluimos que lo que nos sostiene en la vida es el amor, que lo que no se destruye es el amor auténtico y consciente, es el amor a nosotros mismos,  a lo que hacemos, a nuestros prójimos (padres, pareja, hijos, nietos,  hermanos, abuelos, sobrinos, tíos, primos, etc, y amigos) y este amor no se puede destruir, se puede transformar pero no se extingue. puede crecer o decrecer, pero el amor es una llama que siempre se encuentra encendida dentro de nosotros, aunque haya momentos en los que se quede simplemente como flamita en piloto.

Hay diferentes crisis en la vida que nos generan sismos internos, como un divorcio, un despido laboral, una enfermedad, la muerte de un ser amado, la pérdida económica, la partida de los hijos, etc. pero en todos estos casos, el duelo se resuelve en base al manejo de nuestra emocionalidad, es decir, a la manera en la que contactamos la emoción que se nos genera y la realidad que acontece en ese momento.

Los sismos nos invitan al análisis y a la reflexión, *Qué es cimiento sólido hay hoy en mi vida, y qué es escombro que debo tirar❓* *¿Hay personas, proyectos, valores, sepultados bajo los escombros de mi acelerada cotidianidad que debo rescatar?* La vida es breve, los sismos nos lo recuerdan y nos invitan a hacer limpieza exhaustiva, a recuperar lo valioso e importante y a enfocarnos en lograr una vida en plenitud, amor y libertad. A rescatar con valentía lo que realmente da valía a nuestra vida.

*Margarita Dávila, Tanatóloga*

Lean esto esta hermoso

Hoy Dios sacudió mi mundo. Lo sacudió pero no me soltó. Lo sacudió y me despertó. Lo sacudió tan pero tan fuerte que me desperté como una persona y me fui a dormir como otra completamente diferente. Me di cuenta lo tonta que fui por dar el tiempo por hecho. Lo ingenua que fui al pensar que no era necesario decirle a mis papás cuanto los quiero, a mis hermanos que no podría vivir sin ellos y a mis amigos que el tiempo con ellos se hace ligero.
Son en situaciones como estas en las que te das cuenta que la vida es rápida y que no perdona a nadie. Que cuando te toca, ni aunque te quites y cuando no, ni aunque te pongas. Que la vida se acaba cuando menos te lo esperas y que en una milésima de segundo todo puede cambiar. Son momentos como estos en los que nos damos cuenta que no debemos dejar discusiones a medias, mal entendidos sin resolver y amores sin perdonar. Son momentos como estos en los que un abrazo vale mas que mil palabras y un beso mas que mil suspiros. Son momentos como estos en los que nos damos cuenta de que lo único que importa es el amor, cuanto das y cuanto recibes , aunque muchas veces estos dos no vengan en proporciones equilbradas. Lo más importante en esta vida es amar, amar sin medida.
Son momentos como este en los que me arrepiento de todas las palabras que me guarde, todas las lágrimas  que no llore, todas las risas que desperdicie, pero sobre todo, todos los días que sobreviví en vez de vivir.
Y es que el tiempo se convirtió en  traicionero. El tiempo traiciono a niños que creían que volverían a jugar futbol con sus amigos en el recreo y a madres que creían que volverían a casa a encontrarse con sus hijos. El tiempo traiciono a padres que no tuvieron tiempo de darles un beso de despedida a sus hijos porque ya iban tarde al trabajo y a amigos que siempre dejaban esa salida a comer para la próxima semana. El tiempo traiciono a todos esos  amores que prometieron reencontrarse en el futuro.
Los humanos vivimos por el “todo a su tiempo” pero es que hoy tengo miedo de que es momento nunca llegue. Y aunque mi cabeza y mi razón me dicen que sí esta en los planes de Dios, ese tiempo llegará, mi corazón y mi alma sienten demasiada impotencia y me dicen que ya no espere más.
Vivir es un privilegio que a muchos hoy se les fue revocado. Estar vivo hoy es una oportunidad para empezar de cero. Estar vivo hoy es una oportunidad que Dios nos esta dando para que volvamos a tomar el control de nuestras vidas y cumplamos las promesas que hicimos, los sueños que soñamos y las metas que nos propusimos. Estar vivo hoy es una segunda oportunidad para recuperar a aquella persona que perdiste, para pedir perdón a quien heriste, para decir todas esas palabras que te guardaste. Estar vivo hoy es la oportunidad perfecta para empezar a amar como nunca antes has amado.

Samia Becil Canavati. 19 de septiembre del 2017

Que mensaje más bello

Si solo la desgracia te sensibiliza,
entonces será la desgracia tu Maestro.

Si solo ante la carencia pones fin a la arrogancia,
entonces será la carencia tu Maestro.

Si solo la enfermedad detiene una vida de abusos,
entonces será la enfermedad tu Maestro.

Si solo ante una tragedia te solidarizas,
entonces será la tragedia tu Maestro.

Y cuando seas sensible, humilde, sencillo y solidario
sin necesidad de experimentar
la desgracia, la carencia,la enfermedad y la tragedia,
entonces tú serás El Maestro.

(Autor desconocido)